Noticies

CEIP del Papiol

“¡Siéntate conmigo mamá!”

“¡Siéntate conmigo mamá!” ésta es una de las frases que a diario me dicen mis hijos. A ellos, al igual que a todos los niños, les gusta que esté a su lado, que me siente con ellos a pintar, a ver la tele o a jugar. ¿Te sientas suficiente con tus hijos? Hoy hablamos de la importancia de parar y compartir tranquilamente unos momentos con nuestros hijos, de sentarnos junto a ellos y disfrutar de su compañía.

La vida nos empuja a diario, el trabajo dentro y fuera de casa nos consume la mayor parte del tiempo y debilita nuestra energía. Un día tras otro posponemos un montón de cosas por no poder terminar todo aquello que empezamos o nos gustaría realizar, sobre todo cuando eres mamá. Es precisamente cuando te conviertes en madre (padre) que el tiempo adquiere otra dimensión, las horas se acortan y los días vuelan. La infancia de nuestros hijos es tan solo una etapa, una fase, un momento transitorio, que nunca más volverá … por lo que es importante que cuando tomes la decisión de posponer algo nunca sea el pasar un rato con tus hijos. 

“¡Siéntate conmigo mamá!”- sí, mamá hazlo. Siéntate a su lado para leerles un cuento, para ver un rato sus dibujos preferidos y comentarlos con ellos, para dibujarpintar o sencillamente contemplar lo maravilloso que hay dentro de sus seres.

“¡Siéntate conmigo mamá!”,  una frase que repiten una y otra vez porque a ellos también les gusta disfrutar de tu compañía mamá, a tu lado se sienten seguros y amados. A nuestro lado aprenden el significado de sentirse queridos y respetados, aprenden que son importantes para nuestras vidas y que sus cosas no son menos importantes que las nuestras. Porque sus vidas y todo lo que les rodea son parte de las nuestras. Sentándonos un momento a su lado, dejando por un instante los agobios del día a día, estrechamos los vínculos que nos unen, transmitiendo el valor de la cohesión familiar.

 

¿Qué te impide sentarte con tus hijos? ¿La colada, hacer la cena, unos platos sucios o un suelo por limpiar?¿Te lo impide contestar un whatsapp, mirar el facebook o retuitear algo que alguien que ni tan solo conoces ha escrito hace un rato? La infancia de tus hijo y todo lo que les puedes y debes enseñar no puede esperar. La colada, el suelo y ese whatsapp lo puedes posponer 10 o 30 minutos y no pasará nada.

Tengan la edad que tengan tus hijos para y siéntate a su lado, en ocasiones no hay que hacer nada más que cogerles de la mano. Ellos te lo agradecerán al momento y tu recargarás tu mente y tu cuerpo de energía positiva. Seguro que si lo pruebas te costará menos perder la paciencia con ellos y te será más fácil continuar el día.

Fuente: www.mamapsicologainfantil.com